El Café

En Francachela, como todo mundo conoce al Café – Bar Habrá Francachela, si viene con calor o con quien conversar una cerveza se puede tomar o aún mejor un rico coctel de la casa puede degustar : un Ron de eucalipto o un Tequila de frutos rojos lo puede descrestar.

Para el hambre, como la pobre viejecita sin nadita que comer, en Francachela se puede quedar con un Sanduche de pan focaccia hecho en casa con finas hierbas y aceite de oliva, acompañado de lechuga, tomate y queso. Usted es el elegido para decidir su contenido: carne ropa vieja, pollo, atun o incluso jamón ahumado.

. Pasteles de aquí y allá en hojaldre encontrará. Como si esto no bastara la torta de zanahoria es otra historia, pero no esto no se acaba porque la Delicia Francachela es el postre de la casa y quien no lo alaba? porque lleva sobre la galleta, crema, arequipe y nuez tostada.

Si Francachela es un café no es sólo por la fé que los Franco le han puesto sino por el buen gusto que francamente tienen sus preparaciones de café que lo hacen obligado destino. Empecemos por el infaltable expresso, el zipaquireño Minero o el Colombianísimo Tinto campesino. ¿Qué qué tiene el Minero? tinto con leche condensada para una tarde bien helada. El buen gusto de Francachela se respira en los aromas y se oye en la música que nos inspira emociones y nos lleva a sensaciones de culturas y lugares del mundo mientras nos sentimos con calor de hogar, muchas veces mejor que en casa; porque en Francachela eso es lo que pasa.

Entérate de nuestra programación

Escuchanos en vivo